Cuba
Edgar London
 
Edgar London
Reconocimientos
Mi desván
Con Voz Propia
Tamba Bay Cuba
Pero insisten en saber a quién le voy
Otros sitios
Cubaliteraria
Isliada
Lecturalia
Otrolunes
REMES
Vercuba
 




(Pen)últimas palabras
Cuento
Editorial Extramuros
Año 2002
Número de páginas: 73
ISBN: 959-266-031-x
(Pen)últimas palabras
 
Fragmento

Perdóname, asesino, la sangre. Perdóname un tranvía sin deseo, las lágrimas (antes y después), mi estupidez innata, una cartera vacía. Perdóname, por favor, los mil quebrantos de mi adolescencia, otros quinientos orgasmos, veinte o treinta sueños frustrados, un hijo. Perdóname, si puedes, esta vida sin confesión, llevar los ojos cerrados, caminar despacio (agotada), una documentación exacta, poco dinero, demasiados insomnios. Perdóname, también, los innecesarios rodeos, el grito en lugar del beso, mi falta de experiencia, jugar a los vagabundos, la metáfora del espejo. Perdóname, te lo imploro, mi timidez de siempre, aquella terrible escena de familia, el salidero del baño, no escuchar consejos. Perdóname esta búsqueda con final, una excusa redundante, la solución perfecta, el arma escondida. Perdóname por sonreír, por mostrarte mi cuello, por hacerte creer audaz. Perdóname la posibilidad de esta historia que bien pudo no ser real, pudo ser de amor (otra vez), de un suspenso desmedido, de muchísima acción, de arrepentimientos súbitos. Perdóname, si puedes, que yo a ti te perdono y el resto, créeme, ya nada importa.


Recomendado Recomendados
Sin excusas: ¿se hace o no se hace?
Fidel Castro: el fin de una era
Efecto post: tribulaciones de un cubano común
No hay pronóstico que valga
 
 

Inicio Libros Antologías Publicaciones Reconocimientos Mi desván Con voz propia
 
ARRIBA