Cuba
Edgar London
 
Edgar London
Reconocimientos
Mi desván
Con Voz Propia
Tamba Bay Cuba
Pero insisten en saber a quién le voy
Otros sitios
Cubaliteraria
Isliada
Lecturalia
Otrolunes
REMES
Vercuba
 




Los hijos, dicen los religiosos, son la máxima bendición de Dios. Los hijos, decimos otros, son el mejor regalo que nos puede dar la vida. Los libros, diríamos algunos escritores, son como los hijos.

Pero, claro está, todo puede ser reducido a mi propia percepción romántica. A veces quisiera imaginar que se trata de un simple trabajo intelectual. Un producto hecho para venderse.

Y es entonces, con la indiferencia de la gente que pasa frente a las vitrinas, que acaricio la idea de tener ese libro siempre conmigo, en la cabecera de la cama, acompañándome hasta el final de mis horas. Mas nada ocurre. Al final, los libros terminan por marcharse. Así también los hijos.

 

Historias de la corte sana

2014
cuento

Historias de la corte sana

Libro de cuentos, ambientado en un imaginario reino en la época medieval, donde varias cartas escritas por una cortesana muy habilidosa, permiten hilvanar otra historia paralela que relata las vivencias, necesidades, problemas y vejaciones que experimentan los habitantes de una corte que pretende ser muy "sana" a los ojos de sus gobernantes.


A escondidas de la memoria

2008
cuento

A escondidas de la memoria

"[...] la muerte no me espera al final de la vida sino justo en el medio, sentada en un banco a mi lado, adoptando la silueta de alguien que me ofrece su mano."

El juego con el tiempo y el recuerdo, y el dramatismo de un instante en el que se concentra toda la existencia, son los centros imantadores de estas historias, marcadas también por el deseo, la envidia, la traición.


(Pen)últimas palabras

2002
cuento

(Pen)últimas palabras

Historias de acechanzas y sortilegios se entretejen en este libro de cuentos donde los planos de la realidad laten paralelos para mostrar otra mirada del mundo y sus leyes. Personajes encerrados en situaciones límites pululan con sus tragedias como parte de un mecanismo singular en el que la muerte, la ironía y la búsqueda se convierten en protagonistas de una poética de esperanza.

Con una narración segura e ingeniosa el autor valida la estética del subconsciente: ese que nunca se detiene en las (pen)últimas palabras.


El nieto del lobo

2000
cuento

El nieto del lobo

El aullido del lobo paraliza. Los ojos del lobo miran a través de quien le teme. El aliento del lobo deshiela a la presa y abre un trecho. La belleza del lobo es infinita.

El nieto del lobo, en su inocencia, juega a ser peligroso y agresivo. El nieto del lobo, aunque parezca un cachorro de perro, sabe en sus genes que también es un lobo, que nadie osará invadir su territorio, ni sembrar trampas a su paso, ni cortar su garganta, porque no hay nada más triste que un lobo muerto.

Es preferible jugar con el peligro, arriesgar una oveja, mirarlo fijamente, pero jamás huir. El lobo desprecia al hombre que huye. Ni siquiera persigue a quien le teme. En su infinitad majestad, sólo respeta a quien es capaz de buscar más allá, en el inicio del lobo.



Recomendado Recomendados
De la ONU, abstenciones y otros espejismos
Literatura en do re mi fa sol
Un beso, más que mil marchas
Sexo entre política y religión
 
 

Inicio Libros Antologías Publicaciones Reconocimientos Mi desván Con voz propia
 
ARRIBA